Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra política de cookies.

restauración

ficha técnica

OTRAS ARTES ESCENICAS
CÓMO SER GROSERO E INFLUIR EN LOS DEMÁS
CÓMO SER GROSERO E INFLUIR EN LOS DEMÁS. MEMORIAS DE UN BOCAZAS
(edición digital)
2015
302
978-84-16420-02-5
Epublication content package
Español
6,99
(IVA inc)*
  • Ver dispositivos compatibles
  • ¿Es la primera vez que compras un eBook? Clica aquí

Encuéntralo también:

En formato papel19,90 €

Permisos sobre el eBook

Imprimible: Prohibido.
Copiar/pegar: Prohibido.
Compartir: 6 dispositivos permitidos.

DRM o protección anticopia (para saber qué es clique aquí)

Si

sinopsis

Este libro es un monumento a la rabia y la risa. Instigado por Hugh Hefner (que iría publicando cada entrega en la revista Playboy), Lenny Bruce escribió su autobiografía entre 1963 y 1965, cuando un sonoro juicio por obscenidad y la implacable persecución de los virtuosos ya lo habían convertido en el paria más célebre de Estados Unidos. Fue su último cartucho para ajustar cuentas con los guardianes del orden que lo había acosado desde los inicios de su carrera. Las palabras de Albert Goldman sobre una de sus grandes actuaciones describen cabalmente estas páginas: «Agarró el micrófono como si fuera el saxo de Charlie Parker y empezó a emitir todo lo que le acudía a la cabeza sin censuras ni mediaciones. Era un puro cerebro que enviaba ondas mentales a los hombres y mujeres allí sentados. Emitía y emitía hasta alcanzar la clarividencia».

Biografía del autor

Leonard Alfred Schneider (Mineola, Nueva York, 1925 ? Los Ángeles, 1966), el humorista norteamericano más corrosivo y menos benigno de su época, murió a los cuarenta años por una sobredosis de morfina. Durante las dos décadas anteriores dedicó su lengua de víbora a profanar todas las santidades políticas o religiosas, a desnudar todas las hipocresías, con palabras brutalmente ácidas que lo condujeron a los calabozos de muchas comisarías y agrietaron los muros que limitaban la libertad de expresión. Fue insobornable y abrió caminos que entonces nadie se atrevía a concebir. Por ellos camina, tropieza o muere la mejor risa de nuestro tiempo. La vieja burla. ?Derribó innumerables tabúes y hoy los cómicos cruzan en tropel las puertas que Lenny abrió; cambió radicalmente el mundo de la comedia?, afirmaría el gran crítico Ralph Gleason.


*Todos nuestros productos incluyen el IVA, ampliar información


comentarios de los usuarios/usuarias