Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra política de cookies.

restauración

ficha técnica

POLITICA
KLIM CIENTO POR CIENTO
KLIM CIENTO POR CIENTO
(edición digital)
2014
978-958-8806-29-7
POLITICA
Epublication content package
Español
8,99
(IVA inc)*
  • Ver dispositivos compatibles
  • ¿Es la primera vez que compras un eBook? Clica aquí

Permisos sobre el eBook

Imprimible: Prohibido.
Copiar/pegar: Prohibido.
Compartir: 6 dispositivos permitidos.

DRM o protección anticopia (para saber qué es clique aquí)

Si

sinopsis

"Klim murió en 1981 dejando sus lectores un vacío imposible de llenar.
Murió escribiendo, con la pluma en ristre y afilada. Hasta el último
día, digno y feliz. Este libro es un homenaje y una oportunidad para que
sus lectores de siempre vuelvan a la dicha de sus columnas y su gracia,
y para que sus nuevos lectores empiecen a serlo desde ya. Luego no
podrán parar." Juan Esteban Constaín.

Biografía del autor

Lucas Caballero Calderón, o Lukas o Klim, nació en Bogotá el 6 de agosto
de 1913 y murió en la misma ciudad el 15 de julio de 1981. Pasó 45 años
de su vida dedicado a escribir y a destilar un humor implacable y
finísimo que fue un referente del periodismo y la política en Colombia
durante el siglo XX. Estudió en el Gimnasio Moderno donde salió (por
usar un eufemismo) antes de terminar el bachillerato, y su ingreso al
colegio de la Salle se frustró cuando puso en su maleta la obra completa
de Vargas Vila, con Flor de Fango a la cabeza. Viajó a Europa, desde
donde le mandaba unas chispeantes cartas a su padre, el General Lucas
Caballero, con los cuales publicó luego su primer libro: Espitolario de
un joven pobre. De regreso a Bogotá, y tras abandonar la carrera
derecho, emperzaría a escribir en EL Espectador y poco después en El
Tiempo, periódico en el que tuvo su columna por casi cuatro décadas
hasta 1977, cuando se retiró tras una sonada polémica con en la que el
gobierno de entonces quiso aplacar sus críticas y sus mordaces
comentarios semanales. Volvió así al diario de los Cano, y desde allí
afiló aún más sus dardos y si pluma, con la que siguió defendiendo
hasta su muerte los valores que lo hicieron imprescindible para varias
generaciones de lectores colombianos: la libertad, el honor y el humor.
Insuperable caricaturista de la vida cotidiana, Klim impuso un estilo
ágil y encantador, alejado de la solemnidad y la prosopopeya, dando
siempre en el banco con sus apodos y sus retratos y sus trazos
magistrales. Escribió también algunos libretos de Café-concert y una
columna en la revista Cromos (con el nombre de la Canasta familiar),
además de hacer un programa radial de actualidad política. Contrapunto.
Joven Caballero: 10 en historia 0 en imaginación, La segunda esperanza,
Memorias de un amnésico, Klim: 45 años de humor y Figuras políticas son
algunos de los libros que recogen lo mejor de su prosa y su ironía.


*Todos nuestros productos incluyen el IVA, ampliar información


comentarios de los usuarios/usuarias