Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra política de cookies.

restauración

ficha técnica

LOS FUEGOS DE SANTO DOMINGO
LOS FUEGOS DE SANTO DOMINGO
(edición digital)
2014
302
978-84-15441-71-7
Epublication content package
Español
6,49
(IVA inc)*
  • comprar ahora

    tu libro al instante

  • Ver dispositivos compatibles
  • ¿Es la primera vez que compras un eBook? Clica aquí

Encuéntralo también:

En formato papel14,00 €

Permisos sobre el eBook

Compartir: 6 dispositivos permitidos.
5% permitido.

DRM o protección anticopia (para saber qué es clique aquí)

Si

sinopsis

Un drama sobre la Inquisición española y una denuncia del totalitarismo soviético por el autor de Nosotros
El drama Los fuegos de Santo Domingo, del ruso Yevgueni Zamiatin, sucede en Sevilla, a mediados del siglo XVI, cuando la Inquisición se lanza contra la escandalosa disidencia de los llamados «luteranos» y les aplica todos los rigores de su maquinaria por el simple hecho de manejar literatura reformista. La trama, aunque con guiños a la típica peripecia de la novela gótica, contiene datos y claves que demuestran un buen grado de información sobre el episodio histórico, que fue verdadero leitmotiv de este tipo de literatura desde sus inicios. Y Zamiatin quiere recalcar que se refiere a la represión de la herejía protestante, es decir, de cristianos contra cristianos, en la que hombres del mismo orbe ya no son sólo mártires, sino también verdugos; en la que el simple disentimiento ya se ha convertido en motivo de condena por parte del poder oficial. En realidad, desarrolla una metáfora de la opresión política justo en el momento en que el propio autor estaba mostrando claramente sus críticas a la deriva totalitaria del régimen revolucionario ruso.
La publicación de Los fuegos de Santo Domingo en 1922 no podía ser interpretada de otra manera que como una clara denuncia de los indeseables derroteros que había tomado la misma revolución por la que el propio Yevgueni Zamiatin había luchado tanto. Su clara significación en el sonado caso de disidencia que entonces protagonizaba Zamiatin frente al régimen revolucionario ?y por el que él mismo llegaría a considerarse tratado como «el diablo de la literatura soviética»?, nos ha empujado a presentar una contextualización mediante apéndice con textos del autor que ofrecen claves totalmente oportunas para su lectura; entre ellos, su célebre artículo «Tengo miedo» y su carta a Stalin.
«Tengo miedo de que no haya entre nosotros verdadera literatura mientras no nos curemos de esa especie de nuevo catolicismo que recela, no menos que el antiguo, de cualquier palabra herética». Yevgueni Zamiatin (1921).

Biografía del autor

Yevgueni Zamiatin (Lebedian, 1884-París, 1937), narrador y dramaturgo ruso, además de importante ingeniero naval, siempre recordará haber nacido en la Rusia más profunda. Hizo vida estudiantil en San Petersburgo, y pronto se afilió a la facción bolchevique socialdemócrata. Sufrió detenciones y una deportación por su activismo político. Sin embargo, desde 1908 realizó importantes trabajos de ingeniería naval para el gobierno ruso dentro y fuera del país. Con una sólida vocación literaria, se estrenó con los libros <i>Lo provinciano</i> (1911) y <i>En el quinto infierno</i> (1914). Se consagró en 1917 con su novela <i>Los isleños</i>, con la que ganó cierta fama fuera de las fronteras rusas debido a una estancia profesional en Inglaterra. Allí le sorprende la revolución en su país. Milita en la órbita artística de la revolución especialmente como dramaturgo, hasta que comienza a expresar sus críticas al clima de servilismo cultural y el giro totalitario leninista. En estos años escribe su gran e influyente novela distópica, <i>Nosotros</i>. Su disidencia se acentúa y sus progresivos incidentes con el régimen lo condenan al ostracismo. Mediante una célebre carta, en la que lamenta su «muerte literaria», pide la salida del país a Stalin en 1931, y, contra todo pronóstico, se le concede un exilio condicionado en París. Su figura y su obra permanecerán en el olvido absoluto en la Unión Soviética hasta la llegada de la Perestroika, en torno a 1988.


*Todos nuestros productos incluyen el IVA, ampliar información


comentarios de los usuarios/usuarias