"Esta web utiliza cookies para facilitar la navegación por ella y para realizar análisis de su uso, incluida la elaboración de perfiles de navegación con fines publicitarios. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación. Para obtener información detallada sobre las cookies que utilizamos, incluyendo cómo configurar su navegador para rechazarlas, pulse aquí."

restauración

ficha técnica

POP / ROCK
REC & ROLL
REC & ROLL. UNA VIDA GRABANDO EL ROCK NACIONAL
(edición digital)
2017
978-987-735-185-9
AGUILAR
Epublication content package
Español
3,99
(IVA inc)*
  • Ver dispositivos compatibles
  • ¿Es la primera vez que compras un eBook? Clica aquí

Permisos sobre el eBook

Imprimible: Prohibido.
Copiar/pegar: Prohibido.
Compartir: 6 dispositivos permitidos.

DRM o protección anticopia (para saber qué es clique aquí)

Si

sinopsis

La historia de la grabación de los discos más emblemáticos del rock nacional por el creador del sonido de los últimos cuarenta años.


Breuer es una marca registrada en el rock nacional. Ha sabido crear, con los músicos más emblemáticos de la Argentina, el sonido característico de artistas y discos a los que su huella sonora les debe su personalidad. En este libro se cuentan las historias de esas grabaciones, y también la de la industria discográfica argentina y los cambios que ésta atravesó en las últimas cinco décadas, más tips y datos para quien quiera profundizar acerca del sonido y sus secretos. Incluye un exhaustivo diccionario en el que Breuer explica todos los términos técnicos vinculados con el sonido, la grabación y el mastering.

Del prólogo de Andrés Calamaro...

«Cumplí mis 17 años en el estudio de la calle Perú con Mario Breuer, Beto Satragni, Amílcar Gilabert y Jorge Da Silva. Esa madrugada fuimos con Mario a comprar medialunas tibias. Tiempo después nos encontramos en una esquina de la Avenida Santa Fe. Yo tenía pensado viajar a Los Ángeles con Bob Wilkinson, un cantante bilingüe que había conocido en Beccar, en la casa del contrabajista Pablo Aslan. Y viajamos. Un día, mientras miraba instrumentos en un negocio de música, conocí a un guitarrista que vendía porro en Venice; entonces estacionó una limusina afuera y entró alguien de parte de Stevie Wonder para comprar una pandereta. No sé si no tocamos en un hotel Holiday Inn con Bob o con el guitarrista del porro. Mario estaba estudiando ingeniería de sonido en la Universidad de Los Ángeles y trabajaba instalando pasacasetes en West Hollywood. Ya no recuerdo si me había dejado una dirección o un teléfono, pero aparecí por donde vivía. Y allí fue donde compartimos sueños que se sueñan en voz alta y despiertos, que compaginábamos con mis habituales compras de discos -eso que ahora se llama vinilo- y las clases de Mario... Luego grabamos juntos mis primeros demos con Gringui Herrera y Julián Petrina, el primer demo, los discos de Los Abuelos de la Nada en el Estudio del Jardín y mis primeros cuatro solista. Es decir, todo; hasta que me vine a Madrid para reformularme como Los Rodríguez.

Mario es un hermano para mí. Mi madre lo quiere y siempre pregunta por él. Todo lo que hicimos juntos lo pensamos (atrevidos) alguna vez y -ahora creo- era nuestra única posibilidad (en el mundo), pero una que no se nos iba a ir de las manos. Redoblamos esfuerzos para producir buenos grupos en la segunda mitad de los ochenta: la sociedad funcionó perfectamente. Aún hoy los discos de Los Enanitos Verdes y Don Cornelio y la Zona suenan estupendo, perfectamente actuales y poderosos, con muchos detalles y con ese gran sonido que Mario ofrece porque ama la música y graba con corazón y cabeza. Se puede decir, sin exagerar, que Mario define el sonido 'bueno' de los ochenta, el que sí suena bien. Dicho esto con mucho afecto por Amílcar y Da Silva, los maestros. Yo me fui (o me vine) a Madrid en septiembre de 1990, Mario terminó su peregrinación en los estudios de la calle Segurola y se instaló en su casa natal, estudio que después trasladó una, dos y hasta tres veces. Sin dejar de grabar, de enseñar y de sonar muy bien.

Aún a pesar de aquella juventud, que nos encontró experimentando con ácido lisérgico y probando los porros hawaianos y los primeros indoor, sentimos que no pasó el tiempo. La diferencia es que las nieves del tiempo platearon las barbas de Mario, que está más flaco, que ya no maneja aquel Chevrolet Corvair que compró de segunda mano por trescientos dólares. Volvimos a grabar cuando estaba instalado en mi estudio-hogar, hicimos sonidos de conciertos en vivo importantes y conservamos una amistad que no se dobla ni se rompe.

Qué privilegio presentar a mi gran amigo y actual maestro de las grabaciones de discos.»

Biografía del autor

Mario Breuer (1956, Buenos Aires) es ingeniero de sonido y productor discográfico. Ha incursionado en todos los géneros, pero sobre todo en el rock argentino, con artistas como Sumo, Charly García, Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, Andrés Calamaro, Los Fabulosos Cadillacs, Los Ratones Paranoicos, León Gieco, Fito Páez, Mercedes Sosa, Soda Stereo y Los Abuelos de la Nada, entre muchos otros. Puede decirse que su debut profesional fue en 1975, cuando ingresó a Fonema, una discográfica pequeña en la que realizó todo tipo de tareas. Después fue label manager y promotor en EMI Odeon. En 1980, tras estudiar Ingeniería de Grabación y Producción Discográfica en la Universidad de California (UCLA), regresó a Buenos Aires, donde trabajó en primero en Estudios del Jardín, luego en Estudios Panda, y en Del Cielito. En 1992 montó Soundesigner, su primer estudio, y en 1998 creó Breuer Prod, una compañía orientada a creaciones musicales completamente independientes. Al día de hoy tiene créditos en más de dos mil quinientas producciones. En su estudio del primer piso de MCL Records se dedica a hacer grabaciones, producciones artísticas, mezclas y masterings. En 2013, su labor como ingeniero de mezcla en Jota Quest: Ao vivo no Rock in Rio fue reconocida con el Latin Grammy al Mejor Álbum de Rock Brasileiro.


*Todos nuestros productos incluyen el IVA, ampliar información


comentarios de los usuarios/usuarias