Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra política de cookies.

restauración

ficha técnica

MONOGRAFIAS FOTOGRAFOS
SEBASTIAO SALGADO RETRATOS NIÑOS EXODO(ESP/ITA/POR)
SEBASTIAO SALGADO RETRATOS NIÑOS EXODO(ESP/ITA/POR). CRIANÇAS - NIÑOS - BAMBINI
2016
124
CARTONÉ
978-3-8365-6140-2
CASTELLANO/ ITALIANO/ PORTUGUE
añadir a favoritos

sinopsis

Inocencia desplazada Sebastião Salgado dirige su objetivo hacia los niños emigrantes y refugiados En cualquier situación de crisis, los niños son las principales víctimas. Físicamente más débiles, a menudo son los primeros en sucumbir al hambre, la enfermedad y la deshidratación. Desconocedores del funcionamiento y las deficiencias del mundo, son incapaces de entender por qué existe el peligro, por qué hay personas que quieren hacerles daño o por qué deben abandonar, quizá de forma precipitada, sus escuelas, sus amigos y su hogar. En esta serie que complementa Exodus, Sebastião Salgado presenta 90 retratos de los exiliados, emigrantes y refugiados más jóvenes. Sus protagonistas provienen de diferentes países y son víctimas de distintas crisis, pero todos tienen en común ser desplazados y menores de 15 años. Mientras realizaba su gran proyecto sobre los refugiados, a Salgado le impresionó no sólo la inocencia implícita en su sufrimiento, sino también sus reservas de energía y su entusiasmo radiante, incluso en las circunstancias más adversas. Al borde de las carreteras de Angola y Burundi, en las favelas de Brasil o en los grandes campos de refugiados del Líbano e Iraq, los niños seguían siendo niños: se echaban a reír tan pronto como a llorar, jugaban al fútbol, chapoteaban en aguas sucias, hacían travesuras con los amigos y la idea de ser fotografiados casi siempre les entusiasmaba. Para Salgado, tal exuberancia planteaba una singular paradoja. ¿Cómo puede un niño sonriente representar la privación y la desesperación? Sin embargo, se dio cuenta de que si pedía a los niños que se pusieran en fila para retratarlos uno por uno, la euforia propia del grupo se desvanecía. Frente a la cámara, los niños se volvían mucho más serios. Se mostraban como individuos, no como parte de una multitud alborotada. Sus posturas se volvían más formales. Miraban a la lente con una intensidad repentina, como si de pronto hubiesen hecho balance de sí mismos y de su situación.


*Todos nuestros productos incluyen el IVA, ampliar información


otros libros del autor

comentarios de los usuarios/usuarias