alt text
Afegir a favorits

LA ISLA DE LAS MUSAS

GARCÍA PEÑA, VERÓNICA

IVA inclòs

Compra'l ara i te l'enviem quan el tinguem en estoc. El cobrament al teu compte es realitzarà només quan s'enviï el producte.

Estat: Disponible para a compra en línia 4-5 dies

DetallsSUMA
2020
384 pàgines
Format: Rústica
ISBN: 9788491294986
Idioma: CASTELLANOMatèria: Novel·la policíaca
DescripcióVerónica García-Peña reinventa el género del thriller gótico en esta novela en la que un peculiar personaje nos conducirá por los t úneles de su memoria, nos envolverá en la bruma de una misteriosa isla gallega y nos hará partícipes del puzle de su pasado para de scubrir con él un gran secreto familiar. Un misterio que la memoria ha velado. Un recuerdo que desvelará la verdad. A mediados del pasado siglo XX, Ricardo Pedreira Ulloa, un escritor atormentado por la pérdida de inspiración, decide volver al pazo familiar don de se crio, situado en una isla gallega. La aparición de una misteriosa mujer le devolverá su talento, pero también el recuerdo de una historia, enterrada por el olvido y los excesos, que se remonta al otoño de 1936. Un recuerdo a medias que lo persigue y le obl iga a enfrentarse al enigma de su pasado. Una atmósfera asfixiante cuya neblina oculta una poderosa verdad. Frente a la puerta vieja y rancia del longevo faro, su forma se me antojó espectral, terrible y cargada de maldad. Sí, maldad que se respiraba y se sentía dentro y fuera, en la tierra y en el aire, e incluso en las primeras gotas de lluvia que comenzaban a caer, como lágrimas ardien tes que auguraban que aquella noche de octubre de 1936, y las que la siguieron, lo cambiarían todo. ¿Puede un edificio ser malvado ? Quizá la construcción como tal no, pero sí el corazón de los hombres que lo construyeron y utilizaron. El Faro del Amor. Sonaba t an romántico y evocador. En ese momento, frente a él, me preguntaba cuánto amor quedaba en el lugar. Nada. No quedaba nada. Se hab ía esfumado como lo había hecho la bondad del alma de los que lo habían usado y habitado, dejando allí solo la huella de la conste rnación y la desesperanza, convirtiéndolo en un sitio sin corazón ni aliento. Un rincón relegado que subsistía a base de nostalgia e historias de otras épocas. Evocaciones de antaño que exigían vivir y ser libres de nuevo.

TEMES