"Esta web utiliza cookies para facilitar la navegación por ella y para realizar análisis de su uso, incluida la elaboración de perfiles de navegación con fines publicitarios. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación. Para obtener información detallada sobre las cookies que utilizamos, incluyendo cómo configurar su navegador para rechazarlas, pulse aquí."

restauración

ficha técnica

NARRATIVA ANGLOSAJONA
HONESTIDAD VARIABLE
HONESTIDAD VARIABLE
(edición digital)
2016
978-84-9112-492-4
CALIGRAMA
Epublication content package
Español
3,99
(IVA inc)*
  • Ver dispositivos compatibles
  • ¿Es la primera vez que compras un eBook? Clica aquí

Permisos sobre el eBook

Imprimible: Prohibido.
Copiar/pegar: Prohibido.
Compartir: 6 dispositivos permitidos.

DRM o protección anticopia (para saber qué es clique aquí)

Si

sinopsis

El dietario de un cuarentón, un refugiado sentimental que busca asilo en el país de la literatura.

Charles Bukowsky + E.M. Forster + Jaime Bayly = Toni Bairon

Honestidad variable es el dietario que escribe durante un año un padre de familia cuarentón que acaba de salir de un proceso de ansiedad, que acaba de sacar la cabeza del horno del más allá (regresiones hipnóticas, vida más allá de la vida), que está a punto de separarse, y que busca su espacio dentro de su propia familia, entre su mujer, sus tres hijos, el trabajo, la perrita, el tenis y los videojuegos. Un padre de familia que al escribir este dietario encuentra una vía de escape, un refugio en la cima de una montaña que, aun estando sentado en la mesa del comedor, puede escalar con sólo ponerse unos auriculares con buena música de los años ochenta y noventa.

Con una prosa que aspira a tener el ligero gusto a cerveza barata de las páginas de Charles Bukowski, con un narcisismo de clase media que se reconoce vagamente en el narcisismo de clase alta de El canalla sentimental de Jaime Bayly, con una postal de Lord Byron luchando por la independencia de Grecia, con un título que homenajea la novela Nubosidad variable de Carmen Martin Gaite, con una avenida Meridiana contaminada por el espíritu victoriano de E.M. Forster, este dietario es su muleta para transitar por los cuarenta. Suspendido en el vacío, sólo sujetado por las cuerdas de la guitarra de George Harrison en While my guitar gently weeps, nuestro padre de familia reflexiona sobre por qué siente la necesidad de escribir, por qué se lleva una libreta de tapas lilas al trabajo y algunos días se cierra en el coche a la hora de comer y escribe. ¿Se esconde? ¿Sueña con ser un Ken Follet de polígono? Nuestro padre de familia sólo sabe que las tapas lilas de la libreta son sus alas. Y el bolígrafo su guitarra eléctrica.

Biografía del autor

Toni Bairon nació en un decimotercer piso de la avenida Meridiana de Barcelona y se educó en un colegio jesuita del Eixample en el centro de Barcelona. Estuvo a punto de estudiar psicología pero se dejó llevar por sus tutores y amigos y empezó derecho. Aguantó las sopas casposas del derecho natural durante apenas dos años y finalmente se pasó a estudiar filología catalana. Siempre fascinado por la literatura, el cine, los cómics, las series de televisión y el teatro. Soñó con ser escritor, guionista e incluso director de cine. Mientras estudiaba y trabajaba con contratos temporales escribió tres novelas en catalán y tres novelas en castellano. A los veintimuchos empezó a trabajar con un contrato indefinido en una empresa multinacional, se casó, se hipotecó, tuvo tres hijos, dejó deescribir, coqueteó con el mundo paranormal, enfermó, y volvió a escribir. Para Toni, escribir es lo más cercano a pasear. Y paseares bordear los precipicios con una bolsa de palomitas. Podría daros como influencias el ligero sabor a cerveza barata de las palabras de Charles Bukowski, el narcisismo falsamente autodestructivo de Jaime Bayly, el vacío existencial de algunos versos del poeta catalán Joan Vinyoli, la sofisticación sentimental victoriana de E.M. Forster, los ensayos de Noam Chomski. Pero sobretodo Toni está marcado por la muerte de su primera perra, la lucha por erradicar las desigualdades sociales, la guerra de Irak, la homofobia, la muerte de su abuelo paterno, la crisis económica del 2008 y los buitres carroñeros del mundo paranormal. Ahora, atónito y con un sentimiento de culpabilidad acuciante por la actitud de la comunidad europea ante las oleadas de refugiados que intentan entrar en Europa, Toni escribe el dietario de un cuarentón, un refugiado sentimental que busca asilo en el país de la literatura.


*Todos nuestros productos incluyen el IVA, ampliar información


comentarios de los usuarios/usuarias