alt text
Afegir a favorits

DISPERSAS

VIAJE HACIA LOS PAPELES DEL GUETO DE VARSOVIA
DIDI-HUBERMAN, GEORGES

IVA inclòs

Per a la seva comoditat, pot sol·licitar la recollida d'aquest exemplar en qualsevol de les nostres botigues físiques. La informació sobre disponibilitat en l'e-commerce no implica l'existència de estoc físic en botiga.

Per a consultar el estoc en botiga física pot contactar amb qualsevol de les nostres botigues.

Estat: Disponible per a compra en línia

DetallsSHANGRILA EDICIONES
2021
152 pàgines
Format: Rústica
ISBN: 9788412352320
Idioma: CASTELLANO
Traductor: MANRIQUE, MARIEL
Matèria: Història contemporània
DescripcióA veces quisieran no haber nacido. A veces se conceden el lujo de la esperanza. El historiador Emanuel Ringelblum recoge y archiva l as evidencias cotidianas de la vida y la muerte en el gueto de Varsovia, junto a sus compañeros de la organización clandestina Oyneg Shabes. Cuando el muro se cierra en torno al gueto, Ringelblum, cronista del desastre, decide quedarse, ayudar, describir. Vive par a registrar y transcribir, para él no hay hechos inefables. Vive para decir: recolecten todo lo que puedan, antes del fin. Para tr enzar la historia y la memoria, como una elegía y un reclamo. Ringelblum denuncia (la obscena opulencia de los ricos, la complacenci a repugnante de los conversos), examina (los gestos y los rostros, la disposición exacta de los cuerpos), hace números (de deportado s, de muertos de hambre, de muertos de frío). Ringelblum mira. Y escribe. En los días de la gran deportación, el archivo se entierra en diez cajas de hojalata y dos latas de leche. Hay un tercer entierro, del que se exhumará solo un fajo de papeles quemados. Cuand o este archivo emerja, será el Archivo Ringelblum, un pila de papeles pegados y enmohecidos, adheridos al metal oxidado, que todavía nos hablan, desde el espectral silencio de las cosas, al oído. Durante tres días, Georges Didi-Huberman se inclinó ante este tesor o de sufrimientos, hoy conservado en el instituto histórico judío de Varsovia. Se sumergió en papeles modestos, trazó los paradigma s de su articulación, tembló frente a un método. No quería llorar. Quería, como Ringelblum, contar lo que había visto. Entonces escr ibió estas páginas, que deberíamos leer, como una invocación o una plegaria, al azar, al menos una vez, cada día. Para saber, ahora mismo, de lo que somos capaces.

TEMES