alt text
Afegir a favorits

EL CORAZÓN

FRIDA KAHLO EN PARÍS
PETITJEAN, MARC

IVA inclòs

Per a la seva comoditat, pot sol·licitar la recollida d'aquest exemplar en qualsevol de les nostres botigues físiques. La informació sobre disponibilitat en l'e-commerce no implica l'existència de estoc físic en botiga.

Per a consultar el estoc en botiga física pot contactar amb qualsevol de les nostres botigues.

Estat: En estoc

DetallsCIRCE EDICIONES, S.A.
2019
184 pàgines
Format: Rústica
ISBN: 9788477653165
Idioma: CASTELLANOMatèria: Estudis i escrits d'artistes
DescripcióEnero de 1939. Frida Kahlo llega a París. André Breton, deslumbrado por sus primeros cuadros, la ha calificado de surrealista y le h a prometido montarle una exposición. La breve estancia de la pintora en la capital francesa sirve para que conozca y critique feroz mente los círculos artísticos de la ciudad. Enero de 1939. Frida Kahlo llega a París. André Breton, deslumbrado por sus primeros cuadros, la ha calificado de surrealist ay le h a prometido montarle una exposición. La breve estancia de la pintora en la capital francesa sirve para que conozca -y critique feroz mente- los círculos artísticos de la ciudad. También, para exponer en una galería y para que Picasso reconozca su talento único y es criba a Diego Rivera: Ni tú ni Derain ni yo somos capaces de pintar una cara como las que pinta Frida Kahlo de Rivera. Corren tiempo s difíciles, la guerra civil española se desangra en refugiados que intentan cobijarse en Francia, y en esas semanas, asimismo, Frid a ayuda a la causa. Durante su estancia en París es acompañada por Michel Petitjean, el enlace con la galería, al que regala como de spedida uno de sus cuadros: El Corazón. La obra ocupa un lugar de honor en casa del joven, que siempre recordará con admiración a la artista. Años después Marc Petitjean, hijo de Michel, recibe una inesperada noticia sobre su padre y decide investigar esas vibrant es semanas con Frida Kahlo. Aquella que en su día asegurara a Breton, el Papa del Surrealismo: Yo no pinto mis sueños, sino mi propi a realidad.

TEMES